Programación cultural Agosto 2017 (pulsa para ver):

El balcón de Hondares (laverdad.es)

07.01.11
Las Casicas del Portal es el vestíbulo de un impresionante cortado bajo el que nace el arroyo que alimenta al río Alhárabe
Las Casicas del Portal es uno de esos pueblos del Noroeste murciano en los que parece haberse detenido el tiempo. Pequeñas aldeas en las que ya apenas viven unos cuantos vecinos, pero cuyo encanto atrae a nuevos residentes que arreglan las casas para disfrutar de la naturaleza y la vida rural cuando el ajetreo de la vida cotidiana se lo permite y los legítimos propietarios de las tierras y las casas aceptan venderlas.

Eso ocurre en Las Casicas del Portal, una aldea situada entre El Sabinar y Benizar, donde los troncos cortados se acumulan a la vera de las casas para alimentar las chimeneas que caldean los hogares; donde las macetas de los vecinos, que se resisten a dejar pasar la primavera y florecen ya entrado el invierno, adornan las escasas calles de este conjunto de caseríos; donde los animales de granja campan a sus anchas sin que nadie les moleste; donde el canto del gallo marca la llegada de un nuevo amanecer; donde el horizonte no parece tener fin y el paisaje es un placer cotidiano al alcance de unos pocos.

Las Casicas del Portal es el sublime balcón de Hondares. Para asomarnos a él no hay más que tener ganas de caminar un poco y de disfrutar de la naturaleza. Desde esta pequeña aldea moratallera comienza una ruta que desciende hasta el nacimiento del arroyo de Hondares, un curso fluvial que alimenta al río Alhárabe y que nos conduce hasta La Puerta de Moratalla. Para descender hasta Hondares de Arriba, hay que dejar el coche en Las Casicas del Portal y continuar por la carretera en dirección a Benizar durante poco más de un kilómetro, hasta sobrepasar la Molata de Charán, donde encontrará un cruce de caminos a la izquierda (es la pista que baja desde la Molata). En ese punto, deberá girar a la derecha (90 grados) y dirigirse hacia la planicie que le asoma al barranco de Hondares. Allí encontrarán el camino empedrado de Los Pollatos -única manera de franquear, junto al camino de El Toril, el vertiginoso desnivel-. Por él que podrán bajar a conocer el nacimiento del arroyo de Hondares y las aldeas abandonadas y semiderruidas de Hondares de Abajo y de Arriba, con sus cascadas y sus frondosas choperas.

Este bello espacio natural exige un comportamiento ejemplar de quienes lo visiten, para que se mantenga inalterado, como el camino empedrado que aún hoy nos permite, colgado de las paredes del impresionante cortado de Hondares, descender a este rincón de leyenda, como lo hiciera desde tiempos remotos. Ya que por él bajaban hasta Moratalla las mulas cargadas hasta con huevos, nos comentan unos senderistas que encontramos y que, por suerte, conocen la zona al dedillo.

No obstante, no es esta estación la más adecuada para descender hasta el arroyo de Hondares y seguir su curso hasta La Puerta de Moratalla, pues el invierno en esta zona es cruda y en menos de diez minutos una nevada puede ponerles en un serio aprieto. Así que, confórmense por esta vez con disfrutar del barranco, sus encantos y sus inmejorables vistas.

Si camina campo a través, sin estropear los cultivos, en perpendicular a la carretera que le ha llevado hasta Las Casicas del Portal y en dirección contraria a la Molata de Charán, antes de darse cuenta estará al borde de un apetecible abismo.

Si tiene vértigo se perderá las mejores vistas, pero si no es así asómese hasta el filo mismo del cortado. Allí, junto a los anclajes de una vía de escalada perfectamente equipada, podrá ver hermosos ejemplares de encina retando a la gravedad colgados de la pétrea pared, las estilizadas choperas del valle de Hondares, peladas de hojas en estas fechas, y los terrenos aterrazados de antiguos cultivos que rodean el fantasmagórico núcleo de Hondares de Arriba. Las águilas, los buitres y las bandadas de aves sobrevuelan la zona en busca de alimento. Y, ante este panorama, podrá sentirse como el ínfimo granito de arena que es en el mastodóntico universo que nos acoge.

En caso de que pueda permitirse el lujo de pasar la noche en la zona, no dude en completar la impactante experiencia saliendo a cielo abierto y mirando el firmamento. Allí las estrellas parecen brillar con más fuerza gracias a la ausencia total de contaminación lumínica.

GUÍA:

TODA LA AGENDA DE EVENTOS DEL NOROESTE DE MURCIA EN LA APP PARA MÓVIL DE TURISMO RURAL MURCIA.es

TODA LA AGENDA DE EVENTOS DEL NOROESTE DE MURCIA EN LA APP PARA MÓVIL DE TURISMO RURAL MURCIA.es
DESCÁRGALA GRATIS DESDE GOOGLE PLAY STORE Y NO TE PIERDAS NADA